Masakatsu Dojo - Aikido Aikikai

Esta Páguina muestra la Historia de un Dojo de Artes Marciales en Cuba que con el paso de los años se ha convertido en una Familia de Amantes del Budo

youtube.com

Why Your Aikido Will Fail on the Street -The Truth

Aikidoflow Training Academy: https://aikidoflow.thinkific.com Our website: http://aikidoflow.com Instagram: https://www.instagram.com/aikidoflow/ Facebook: h...

youtube.com

How to take someone down fast with Aikido

Aikidoflow Training Academy: https://aikidoflow.thinkific.com Our website: http://aikidoflow.com Our Mech store: https://teespring.com/stores/aikidoflow-stor...

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«El arma de un samurái no es el sable, sino su espíritu. Un samurái doblega con su voluntad al enemigo, ha vencido antes de que las espadas se crucen. El acero solo es la prolongación en su mano de esa voluntad».

Kenzaburō Arima (fragmento de El Guerrero a la Sombra del Cerezo).

Ilustración de Minhyuk Kim.

Karate Cadetes/Gilson Gomes/Campinas

Shotokan Karate Self Defense Techniques Rare and Old

Karate Shotokan e técnicas de defesa pessoal com grandes mestres.

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«Bushido es la aceptación total de la vida, vivir incluso cuando ya no tenemos deseos de vivir. Esto se logra sabiendo morir en cada instante de nuestra vida, viviendo el instante, el aquí y ahora, sumido en el eterno presente, en vez de abandonar el campo de batalla cotidiano».

Yamamoto Tsunetomo

«—Es allí —señaló Kenzaburô, sin que fueran necesarias más explicaciones.
Los dos samuráis comenzaron a descender hacia la orilla y la humedad que emanaba del lago pronto les impregnó la piel. En un silencio casi solemne, caminaron junto a las aguas calmas y ascendieron por la escollera hasta llegar a la planicie sobre la que se levantaba la destartalada cabaña. Las vistas desde la lengua de tierra eran hermosas, pensó Seizô, que podía comprender por qué alguien se retiraría a aquel lugar tranquilo y aislado.
»Llegaron a la entrada de la choza, de cuyas paredes blanqueadas por el sol colgaban cestas, trampas y avíos de pesca, y Kenzaburô le indicó que se mantuviera a un lado. Golpeó tres veces el tablón mal encajado que hacía las veces de puerta, y dio un paso atrás para esperar.
»Los goznes chirriaron, herrumbrosos, y en el umbral se dibujó la silueta de un hombre corpulento y de expresión hosca; sus ojos, emboscados tras espesas cejas, buscaban en el rostro de los intrusos una explicación a aquella visita intempestiva. Seizô pudo observar que su mano izquierda reposaba sobre la empuñadura de una katana, sin duda ceñida al cinto en cuanto los golpes retumbaron en el interior de la cabaña.
—Saludos, samurái. Me llamo Kenzaburô Arima, antiguo general del desaparecido ejército de los Ikeda, este es Seizô Ikeda, mi discípulo y señor.
»Kenzaburô calló, a la espera de que aquel hombre se presentara tal como exigía el protocolo, pero el guerrero ermitaño se limitó a observarles de hito en hito, acaso por pura descortesía, o quizás porque no había tenido la necesidad de pronunciar una palabra en años. Sea como fuere, su silencio y su mirada torva obligaron a Kenzaburô a proseguir con una explicación.
—Me han dicho que se ha retirado aquí para vivir en paz, y que solo atiende a los que llegan para probar su habilidad con la espada. ¿Es cierto que continúa dispuesto a batirse en duelo?
—Solo si es a muerte —dijo el samurái con voz ronca.
—Eso tenía entendido —asintió Kenzaburô—. Tenga a bien atender mi petición: luche con mi alumno de forma honorable. El cuerpo del derrotado será tratado con respeto.
»El corazón de Seizô dio un vuelco ante aquellas palabras y, sintiéndose traicionado, sus ojos se clavaron en el rostro de su maestro, que llegaba a tan macabro acuerdo como si él no estuviese presente. Intentó aplacar el miedo y la ira que le invadían por igual, ¿cómo era posible que su maestro concertara un duelo a muerte con la ligereza del que compraba un saco de arroz?
»Sin embargo, el ermitaño, lejos de inquietarse ante la propuesta de Kenzaburô, miró a Seizô detenidamente y observó:
—Es poco más que un crío.
—Es un samurái.
—Eso dicen muchos —masculló aquel hombre—, pero el acero termina por llevarles la contraria.
—¿Aceptará nuestra petición? —reiteró Kenzaburô, tajante.
»El hombre levantó la barbilla y los miró con desconfianza.
—¿Cómo sé que no me atacarás una vez haya matado a tu señor?
—Si él muere, mi fracaso en esta vida habrá sido completo —sentenció Kenzaburô Arima, con una voz que nadie pondría en duda—. En ese caso, cometeré seppuku aquí mismo, con mi espada; le ruego que sea mi asistente. Una vez todo haya terminado, podrá quedarse con mis espadas; serán el pago a su servicio.

Fragmento de El Guerrero a la Sombra del Cerezo, novela publicada por Editorial Suma de Letras.

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«Es bueno encontrarse con dificultades en la vida, porque el que no ha sufrido jamás, no ha templado plenamente su carácter».

Yamamoto Tsunetomo

GALERIA DE KARATE

Comparte

POP Clip

A Karate Master came to challenge the Kung Fu Grandmasters and defeat by Master Ip

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

El «mushin» (無心) es un estado mental y emocional que los budistas zen describen como «la mente sin mente». Procedente del taoísmo chino, este concepto trata de expresar un estado de percepción elevado en el que todo pensamiento consciente ha sido suprimido, y la persona reacciona por instinto, libre de temores y del lastre que supone la toma de decisiones.

El «mushin» fue asimilado por la casta samurái (y transmitido posteriormente a la totalidad de las artes marciales japonesas) como el estado superior que un guerrero podía alcanzar durante la batalla. El guerrero disciplinado que, tras una vida de devoción a su arte, ha asimilado a nivel subconsciente todas las técnicas, es capaz de alcanzar durante el combate un estado libre de miedos y agresividad, en el que reacciona de forma certera e intuitiva a cualquier agresión. El maestro Takuan Soho lo definió como un estado de «flujo» de la mente en el que el espadachín no piensa en el oponente o en sí mismo, olvida todas las técnicas y está preparada para seguir los dictados del subconsciente.

«Raisho sabía, por experiencia, que los oponente con el vigor de la juventud solían fiarlo todo a su fuerza y velocidad, pero carecían del instinto y la paciencia de los guerreros más avezados. A medida que avanzaba hacia Kenjiro, sin embargo, descubrió que no había en él ni la ansiedad ni el ímpetu propios de su edad. Tampoco vislumbró la confianza del joven que, por destreza o por fortuna, ha matado a los pocos enemigos que ha confrontado; ni el miedo a la muerte que precipita al vacío a los que quieren sobrevivir a toda costa. En la actitud de Kudo Kenjiro solo había serena contemplación, ni impulsos ni expectativas, tan solo una mente vacía adiestrada para reaccionar. Comprendió entonces que no se enfrentaba a un adversario común, pues el hombre que tenía frente a sí no era tal, sino que se había convertido en la prolongación del arma que sujetaba entre las manos. Y, por primera vez, Raisho contempló la posibilidad de morir en ese bosque».

Fragmento de #OchoMillonesDeDioses, novela publicada por Editorial Suma de Letras.

The League of Japan Budo Self-Defence arts

TRUE

Aikido Pour Tous

AIKIDO TECHNIQUE NAMES:
IKKYO arm immobilization
NIKYO ikkyo with hand turning
SANKYO ikkyo with hand twisting
YONKYO ikkyo with pressue on wrist
GOKYO variation of ikkyo (knife attack)
IRIMI-NAGE throw by entering (irimi) behind uke
SHIHO-NAGE four direction throw
SUMI-OTOSHI corner drop
KOTE-GAESHI palm turning
KAITEN-NAGE rotation throw
KOSHI-NAGE hip throw
TENCHI-NAGE heaven and earth throw
UDEKIME-NAGE arm-lock throw
KOKYU-NAGE breath throw
JUJI-GARAMI crossed arm-lock throw
AIKI-OTOSHI aiki drop

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«Sólo cuando el guerrero aprende a morir es capaz de vivir en todo su esplendor».

Fujibayashi Yasutake

Ilustración de David Benzal.

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

El «mushin» (無心) es un estado mental y emocional que los budistas zen describen como «la mente sin mente». Procedente del taoísmo chino, este concepto trata de expresar un estado de percepción elevado en el que todo pensamiento consciente ha sido suprimido, y la persona reacciona por instinto, libre de temores y del lastre que supone la toma de decisiones.

El «mushin» fue asimilado por la casta samurái (y transmitido posteriormente a la totalidad de las artes marciales japonesas) como el estado superior que un guerrero podía alcanzar durante la batalla. El guerrero disciplinado que, tras una vida de devoción a su arte, ha asimilado a nivel subconsciente todas las técnicas, es capaz de alcanzar durante el combate un estado libre de miedos y agresividad, en el que reacciona de forma certera e intuitiva a cualquier agresión. El maestro Takuan Soho lo definió como un estado de «flujo» de la mente en el que el espadachín no piensa en el oponente o en sí mismo, olvida todas las técnicas y está preparada para seguir los dictados del subconsciente.

«Raisho sabía, por experiencia, que los oponente con el vigor de la juventud solían fiarlo todo a su fuerza y velocidad, pero carecían del instinto y la paciencia de los guerreros más avezados. A medida que avanzaba hacia Kenjiro, sin embargo, descubrió que no había en él ni la ansiedad ni el ímpetu propios de su edad. Tampoco vislumbró la confianza del joven que, por destreza o por fortuna, ha matado a los pocos enemigos que ha confrontado; ni el miedo a la muerte que precipita al vacío a los que quieren sobrevivir a toda costa. En la actitud de Kudo Kenjiro solo había serena contemplación, ni impulsos ni expectativas, tan solo una mente vacía adiestrada para reaccionar. Comprendió entonces que no se enfrentaba a un adversario común, pues el hombre que tenía frente a sí no era tal, sino que se había convertido en la prolongación del arma que sujetaba entre las manos. Y, por primera vez, Raisho contempló la posibilidad de morir en ese bosque».

Fragmento de #OchoMillonesDeDioses, novela publicada por Editorial Suma de Letras.

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«No provoques una acción que no estés seguro de poder dominar».

Del "I-Ching" o "Libro del Cambio".

(en la foto, Otani-Sensei)

Nanzenji 南禅寺 Comunidad Zen del Sur-Asociación Civil

10.

Vacío aquí, vacío allí,
pero el universo infinito permanece
Siempre ante nuestros ojos.
Infinitamente grande e infinito pequeño;
No hay diferencia, ya que las definiciones han desaparecido
y no se ven fronteras.
Lo mismo ocurre con el ser y el no ser.
No pierdas tiempo en dudas y argumentos
que no tienen nada que ver con esto.
Una cosa, todas las cosas:
moverse y entremezclarse.
sin distinción
Vivir en esta realización
es estar sin ansiedad por la no perfección.
Vivir en esta fe es el camino hacia la no dualidad,
porque lo no dual es uno
con la mente confiada.
¡Palabras!
El Camino está más allá del lenguaje,
porque en él no
hay ayer
no mañana
no hoy.

Hsin Hsin Ming
Versos sobre la mente de fe: Xinxinming (智 僧璨)
Jihanzi Sengcan (529-613)

Shinobi-White

Every time we fall, we must rise from the shadows and be reborn again. - Shinobi-White

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«Cuando el mundo está en paz, el auténtico guerrero reposa con su espada junto a él».

Wu Tsu

Las Piedras de Chihaya

Es preferible que te guardes dentro de ti todo el arrojo y la fiereza, manteniendo un aspecto externo de delicadeza y bondad.

IZAWA NAGAHIDE

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«No sé cómo superar a otros hombres. Todo lo que sé es cómo superarme a mí mismo».

Yagiu Muneyoshi

Armas Rotas. Por los Senderos del Camino.

“La etiqueta sirve para controlar el ego que busca siempre satisfacer sus instintos primarios, orientando la energía para utilizarla en el sentido mas positivo o provechoso”.

- Tamura sensei

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«La serenidad de espíritu, y no la habilidad con la espada, es lo que distingue a un auténtico samurái».

Tsukahara Bokuden

(Fotografía de David M.)

Karate mi estilo de vida

Excelente inicio de semana !!!

Chi Ryu Aiki-JuJitsu Honbu Dojo

Fall down seven times, stand up eight.

Challenge yourself! Following a teacher is never meant to be easy. The path will be rocky and you will stumble a lot. But in the end it will be worth it.

#martialarts #chiryuaikijitsu #chiryuaikijujitsuhonbudojo #thegreysamurai #path #challenge #dontquit

Puño y montaña

«La fuerza debe usarse como último recurso, únicamente cuando el sentido de humanidad y de justicia no puede prevalecer, pero si se hace uso de los puños libremente sin consideración alguna, la persona perderá el respeto de los demás y será vilmente tratada y censurada por actuar de forma bárbara.»

Gichin Funakoshi, Karate Do Kyohan.

Fotografía. Gichin Funakoshi.

Milton F. Nasimba T.

Aikido - the best of the best
Www.katanadojo.com

Armas Rotas. Por los Senderos del Camino.

Sin embargo, la compasión es más desafiante emocionalmente que la bondad amorosa porque implica la voluntad de sentir dolor. Definitivamente requiere el entrenamiento de un guerrero.

Extraído de:

Los lugares que te asustan.
Una guía para la valentía en tiempos difíciles.
por Pema Chödrön

Ankor Inclán

Tu peor enemigo....
https://www.ankorinclan.es/grupos-whatsapp/

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«El honor no te da poder, pero hará que te respeten. Y a la larga, el respeto es poder».

Ishida Mitsunari

El Guerrero a la Sombra del Cerezo

«Mil días para forjar el espíritu, diez mil días para pulir lo que has forjado».

Miyamoto Musashi

«Según contaba mi abuelo, Kunimura era un shokunin muy reputado en la provincia de Higo —comenzó Kenjirō su relato—. Un día, sin saber nadie por qué, expulsó a sus ayudantes del taller y, acompañado solo de su hijo, subió a la montaña, hasta una forja abandonada excavada en una cueva volcánica. Al parecer, tardaron semanas en hacer rugir el fuego, pero cuando este estuvo listo, poseyó el alma y el brazo de Kunimura durante siete meses.
»Según se dice, mil veces mil martillazos descargó el herrero, doblando el lingote una y otra vez, haciendo saltar las impurezas con cada golpe hasta obtener un acero tan blanco como el fulgor del alba. Durante el proceso obligó a su hijo a alimentar la fragua con tal ahínco que fue necesaria la madera de un pequeño bosque para mantener el fuego; y tal era el calor que emanaba del horno, que todo ser vivo huyó de la montaña, y solo permanecieron los kami del fuego y el acero, absortos en el fanático martilleo del herrero. El sudor de sus cuerpos se evaporaba a tal velocidad que cada noche bebían el agua que hubiera saciado a una aldea durante una semana, hasta que el último mes el hijo del herrero desfalleció y quedó inconsciente, y así lo hubiera hecho también el padre, de no ser porque el propio Susano-o sostuvo el brazo de aquel hombre haciéndolo percutir sin cesar, tronando con cada descarga del martillo.
»Cuando hubo concluido su labor, Enju Kunimura anunció que había forjado su última espada, pues ya todas las que hiciera serían una pálida sombra de aquella, y puesto que no fue un encargo, anunció que se entrevistaría con aquellos que quisieran convertirla en su espada familiar.
»Cuando corrió la voz, grandes señores de las provincias próximas se presentaron en el taller del herrero. Uno tras otro se entrevistaron con el maestro, y uno tras otro fueron repudiados. Ningún pago parecía suficiente para tan soberbia espada, que el maestro exhibía desenvainada tras de sí cuando se reunía con los interesados. Algunos señores ofrecieron la mitad del diezmo de su feudo durante un año, otros la mano de una hija en matrimonio, también le fueron ofrecidos castillos, caballos de Kansai e incluso un pequeño latifundio de tres mil koku, pero cada propuesta fue rechazada.
»Los señores de la región terminaron por decidir que el viejo herrero había perdido la cabeza y que jamás entregaría su espada. Poco a poco, la casa de Kunimura fue quedando en calma. Fue entonces cuando un samurái rural se atrevió a visitar el taller del shokunin. Quería comprar la más modesta de las espadas que tuviera el herrero, aquella que considerara más indigna de su talento, ya que, según dijo, tal arma sería un enorme privilegio para su familia. Quería que fuera el regalo de mayoría de edad para su hijo, mi tatarabuelo —prosiguió Kenjirō—. El herrero le preguntó cuánto estaba dispuesto a pagar y aquel hombre le dijo que llevaba consigo toda la fortuna de la familia, que apenas sumaba treinta y cinco ryo, más la promesa de que jamás nadie con su apellido deshonraría el acero que le entregara. «Te confío entonces la que será mi última creación», le dijo Kunimura, «se llama Filo de Viento, pues el viento invernal sopló dentro de mi fragua para avivar el fuego cuando yo desfallecí. No la he considerado digna de ningún gran señor, pero quizás sí sea el arma adecuada para que un samurái rural se la regale a su hijo el día de la mayoría de edad».
»Mi cuarto abuelo, en cuanto vio esta espada, fue consciente del inmenso regalo que el herrero le ofrecía. La aceptó con humildad y, para no ser castigado por poseer un arma mejor que la de su señor, envolvió la funda en tela trenzada y sustituyó el rico cordaje de seda por cintas de algodón, de modo que, envainada, pareciera el más vulgar de los sables.
»Kenjirō tomó entonces la vaina forrada y, con sumo cuidado, deslizó la hoja en su interior».

Fragmento de OCHO MILLONES DE DIOSES, novela publicada por Editorial Suma de Letras.

¿Quieres que tu empresa sea el Gimnasio mas cotizado en Havana?

Haga clic aquí para reclamar su Entrada Patrocinada.

Localización

Teléfono

Dirección


Calle 220 # 8735 E/ 2da Y 59, Rpto Cruz Verde, Cotorro
Havana
10400
Otros Escuela de artes marciales en Havana (mostrar todas)
Cojimar Shotokai Karate Do Cuba Cojimar Shotokai Karate Do Cuba
COJIMAR
Havana

COJIMAR SHOTOKAI KARATE DO CUBA IT'S OUR NEW PROJECT, IN FACT WE ARE BUILDING OUR HOUSE IN CUBA, WITH A SHOTOKAI DOJO ANNEX .WE'RE ALSO CREATING ACCOMODATION ROOMS FOR TOURISM AND HOSPITALITY OF TEACHERS AND KARATEKAS THAT WILL COME. FALLOW US ON FB.

Nam Pai Kung Fu - Habana Nam Pai Kung Fu - Habana
Manrique # 513 (bajos) E/ Zanja Y Dragones
Havana, 10200

Nam Pai Kung Fu - Habana

Dojo Taiji Kase Dojo Taiji Kase
Monte #725 (bajos) / Carmen Y Rastro
Havana, 10100

Dojo de Karate-Do, estilo Shotokan, brindamos clases de este longevo y moderno arte marcial, a personas de cualquier edad y género.

Centro Cubano para el Estudio de Chenshi-Taijiquan y Wushu-shaolin Centro Cubano para el Estudio de Chenshi-Taijiquan y Wushu-shaolin
Dragones/ Rayos Y San Nicolás.
Havana

ARTE MARCIAL, CULTURA Y SALUD PARA LA VIDA (CHENSHI TAIJIQUAN Y WUSHU SHAOLIN